Historia del Laicrimpo

   Contar nuestra historia es volver  a recordar,  es volver a pasa por el corazón  todas las vivencias  llenas de emociones. Contar nuestra historia  es ir al  baúl de los recuerdos, es ir a un espacio - tiempo  con una vibración  que solamente se puede  sentir cuando se vive.  Es ir a  revisar cajas,  desempolvar papelógrafos, fotos, cartas, invitaciones hechas a mano y enviadas por  correo postal y recibidas en estafetas, memorias escritas con máquinas de escribir, otras hechas a mano…Es volver a emocionarnos y revivir el proceso  de este movimiento que se atrevió a soñar que otra salud y otro mundo es posible.

   Recorrer nuestra historia desde el inicio de esta experiencia, inimaginada allá en el 1990,  nos permite sentirnos y ser parte del camino,  poder contemplar las huellas, las vivencias que va dejando la caminata y disfrutar agradecidos de la magia y del asombro de ser parte de la construcción  de este nuevo paradigma donde el centro es la VIDA: 

   Al contar la historia, descubrimos cinco momentos:

  • El primer momento, “Los inicios”, desde el 1ro. al 5to. encuentro, donde se fueron dando los primeros pasos, desde el ver la realidad de salud,  hasta poder escribir todes juntes, y después de una larga reflexión,  las líneas de trabajo hacia un proyecto de salud popular.
  • El segundo momento, desde el 6to al 9no encuentro, “La identidad”, donde estas líneas de trabajo, fueron las semillas que abonadas y regadas se afianzaron a partir de compartir  y profundizar  el concepto de salud desde la salud, salud de los ecosistemas y la salud en manos de la comunidad.
  • El tercer momento, del 10mo. al 13ro. encuentro, donde nos percibimos como una red saludable que contiene, que da afecto, que es solidaria, autogestionaria. Una red que es y transmite “alegremia”. Una red que se va entretejiendo, formando una “Red de Redes”, de personas, instituciones, organizaciones, provincias, países.
  • El cuarto momento, desde el 14to al 19no. Encuentro, donde vivenciamos cada vez más la "Biodiversidad" de personas, de plantas, de prácticas, de culturas, de saberes…De encontrarnos en la dimensión planetaria, en sintonía con el cosmos. Siendo vida dentro de la vida.
  •  El 5to momento, al decir de los mayas, luego de 20 años nace un nuevo ciclo, es el que estamos viviendo, el ciclo del Buen Vivir, camino hacia  “La tierra sin males”

                                                        

VI Encuentro
Descripción

San Pedro – Misiones - 1996 - VI Seminario LAI-CRIMPO-SALUD-NEA, bajo el lema “La salud en manos de la comunidad”. Es el primer encuentro que tiene este lema, y a partir de aquí se comienza un análisis profundo que le va a dar identidad al movimiento.

 Se establecen algunos criterios que  definen “La salud en manos de la comunidad”, como son: usar la libertad que Dios nos ofreció, compartir lo que sabemos, cuidarnos, prevenir el malestar físico, psíquico y espiritual, compartir charlas, rezos y oraciones, promocionar el auto-cuidado, tener una vivienda digna, trabajar, compromiso de asumir decisiones en relación a la salud debido a la desocupación y ausencia de servicios sociales, estar bien con el ecosistema.

Desde el concepto “La salud en manos de la comunidad” todos sabemos, todos decidimos, si bien algunos hacen, se considera fundamental la autogestión para una alimentación saludable, incorporar alimentos silvestres, para la utilización de plantas medicinales. También es necesario una gestión organizada para, por ej. realizar masajes, digitopuntura, elaboración de productos con plantas, control del crecimiento de los niños, cuidado del monte. A la vez que es necesario exigir gestiones dignas en los hospitales, en relación al agua potable a los microemprendimientos, etc.

Este encuentro marca el inicio de la confraternización con profesionales, técnicos y personas de la comunidad.  Se da la particularidad de que se integran participantes que vienen de Rosario (Santa Fe),  personal del sistema de salud  y médicos, además se comienza a articular con el PSA, Programa Social Agropecuario. (Programa nacional para pequeños productores), continuando la profundización del concepto de que para tener una buena salud en necesario tener alimentos sanos que provengan de tierras sin agrotóxicos.

Se proponen que estos encuentros ya no se llamen “LAICRIMPO”, dado el carácter popular que ha adquirido, pero un grupo de personas, la mayoría proveniente de las comunidades manifiesta que “el LAICRIMPO ya es nuestro” marcando fuertemente su sentido de pertenencia e identidad.

Se visitan varias experiencias en  Colonia Paraíso y Fracrán,  donde hay familias lideradas por mujeres que han optado por la agricultura agroecológica, como forma de subsistencia.

Se concluye que el Camino hacia la VIDA Plena es a través de la solidaridad, los afectos, propiciando la suma de saberes, desde el concepto de salud integral, de la mano de la agricultura orgánica, alimentación saludable con el protagonismo de la comunidad y colocando el  poder para el servicio.